Saturday, June 28, 2008

only she knows

Pues camina por las anchas e infinitas acera de la ciudad llena de gente programada para el día a día. Ella que siempre mantiene sus uñas arregladas, la ansiedad le come las uñas, esperando sentada en el tren por su próxima parada. Se mueve con pasos largos, con la vista al suelo, con una sonrisa timida llena de recuerdos lejanos pero que siempre se asoman a cualquiera hora del día. Su ropa no es llamativa, no le interesa, es que ella sabe que desde que cruce la puerta de la habitación, no habrá tiempo para ponerse al día, no habrá espacio para elogios, solo la pared fria de la habitación y la lengua caliente de su amante que la ha esperado con las mismas ansias, con el mismo deseo, ojalá recuerden cerrar la puerta.

5 comments:

Maria Estilia said...

ah po pa ese tiempo ya habran inaugurado el metro? chiplis!

Mery P. said...

jejejejejejjejeje....

La Muela said...

Alfonso eso me acuerda un cueroque yo tenia donde Pablito, se llamaba Grace.
Saludos

Solo Yo said...

A ella no le importa la ropa pues a el no le agrada la ropa de oficina.

She waits.

DrLacxos said...

jejejeej, tu sales con vainas!