Tuesday, April 10, 2007

Hace años

Me fui hace años, la dejé sola, su unico acompañante era la promesa de que algún día voleria. Hoy compré una pasaje para Santo Domingo, amanecí con ganas de ella, no de verla y pasearme por el monumento y dar un paseo en coche por la calle El Sol. Quiero trancarme en una habitación con ella y demostrarle con mis manos, con mi lengua y con mi miembro todas las noches que he extrañado su calor, su piel, sus ojos, sus manos, su lengua, su sexo caliente. Quiero volver a sentir su humedad, su puteria, quiero recibir esa mirada perversa justo antes de penetrarla.

No le he avisado nada, no la he llamado, hablamos la semana pasada y fue una tortura, la escuché masturbandose, me decia donde tenia su mano y donde queria la mia, a que carajos vine yo a New York, a sentirme vacio? a ganar dolares? a vivir en un apartamento pequeño y caro? Lo único que tengo despues de tres años en esta ciudad es una cuenta en dolares que no he podido gastar, no he podido salir con nadie, el trabajo me consume, de sol a sol, estoy loco por volver donde ella y no regresar mas a esta ciudad tan gris, y tan de vidrio. Quiero volver donde ella, quiero volver enredarme entre sus piernas, a eso voy este fin de semana, quiero quitarle la ropa justo en la sala, la llamaré para que se prepare a recibirme.

De mi contrato solo quedan nueve meses, nueve malditos meses, los veo mas que el tiempo que tengo allá, diablos, Santo Domingo tiene su olor particular, su sonido especial, nadie me recibe, la llamo para darle la sorpresa y nadie responde, le di la dirección al taxista, por favor, que no hable, no me interesa nada de lo que me pueda decir, solo quiero llegar, meter la mano bajo su falda, tocarla, quiero acordarme de como se extremece cuando lo hago, tumbarla en el sofá y embriagarme de ella, que me clave sus uñas, que diga que ya no puede mas, que pare, que la deje respirar, pero al mismo tiempo me suelta la correa, me quita la camisa, me pasea su lengua, me muerde, me hace venir, me habla al oido, me dice pleberias.

Aun no he llamado, estoy a dos esquinas de su casa, le digo al taxi que se detenga, quiero caminar aunque sea poco, el barrio no ha cambiado, tres años no son nada, despues de todo, ayer sentí ganas de ella, justo la noche anterior ella me lo confirmó y no pude evitar tener una erección y todo el camino me la imaginé con él, tocandola, besandola, amandola. Quise venir para que me contara lo que hizo con él, hacerlo en todos los lugares donde lo hicieron, las mismas posiciones, tenerla en cuatro y que mencionara su nombre, penetrarla con malicia mientras ella me intente explicar. En mi maleta solo le traje orgasmos, para hacerle memoria, para que se acuerde, yo se que hace mucho.

11 comments:

Solo Yo said...

BRAVO!!!!

Ana Maria said...

Alfonso, tu pones a uno en lo que uno no esta... DiojMio, yo en la oficina y con estos pensamientos gracias a ti :P

Guarionex said...

Su marido lo sabe ?

suerte.

BB said...

ay mamá... que fuerte ;)

Demetrix said...

Nadie lo mando a que se fuera y no atendiera su baina

vertigo182 said...

barbarazo avisa. pon un posdata prebio de los que se pueden leer en el trabajo y los ha hay k dejarlos para la kasa...

Anonymous said...

Oh boy....yo quiero uno que me desee asi

... MEDICINÆ DOCTORIS ... said...

ojala otro no la haya atendio mientras tuviste lejos de ella

Mery P. said...

Y yo que compre un vuelo para alla...

Maria Estilia said...

diablo... vengo ahora!

Magdelyn said...

Asi es que se desea a una mujer!