Monday, April 28, 2008

Please god kill that motherfucker!!!!

Metia y sacaba mis manos de mi bolsillo varias veces para darme cuenta de mi misera realidad, solo tenia treinta pesos. Cuando el dia anterior le dije a los muchachos en el domino que me hacian falta mil pesos para comer y la gasolina de manana, ellos lo tomaron a chiste, yo loco que Juan sacara una papeleta y me la tirara en la cara diciendome toma infeliz, pero esta vez, no lo hizo, mierda, cuando las cosas son en serio toman a uno de relajo. Llegue a la oficina a pie con el cuento de que estoy aprovechando que vivo cerca, que el calentamiento global y ejercicio para esta panza cada dia mas dura, llena de lombrices, de Presidente en colmado, de papitas y refresco Mirinda de desayuno, algunas veces de cena.

Ahi estaba en la fila del Chef. Treinta pesos, solo treinta pesos. En casa tenia huevos para acompanarlos, si, no esta mal, un poco de grasa por arriba y con eso aguanto. Lo peor de tener poco para hoy es tener nada para manana. Que desastre de vida, economicamente estoy vuelto un cero y no hablo en metaforas.

-Senorita, un servicio de arroz blanco.
Le digo en voz baja, tratando de que mi verguenza no se convierta en materia prima para anecdotas futuras de los que esperan en fila.
-Solo arroz blanco senor?.
Me pregunta la dependiente con un tono de voz que llama la atencion hasta al cocinero que meneaba una paila de habichuela.
-Si, y por favor......
-Ponme mucha habichuela, dos platanos maduros, fritos, doble porcion de bistec con mucha cebolla, sisisisi, y ponme aparte un servicio de ensalada rusa, ahh y un flan de coco.
Me interrumpe el joven detras de mi, hace equilibrio con sus dos bandejas de comida, yo, con firmeza y mis dos manos, agarro la mia adornada por un foam lleno de ese cereal blanco que aboba a todos los dominicanos a las doce del medio dia.
-Decia algo senor?.
Y la voz de esa muchachita de cinco pies, dos pulgadas, un gorro de bano y delantal sucio de grasa, me saca de mi estado de coma repentino.
-Que si puedes ponerle....
-Oye, mamita, ponmele un pedazo de ese pollo horneado.
Vuelvo a ser interrumpido.
-Dejelo asi, solo el arroz.
Ya el estado de sinverguenseria se me paso, no pude pedirle que me salseara un poquito ese arroz bajo en grasa, en sal y sabor.

Ya frente a la cajera, listo para pagar, trato de pedirle a la muchacha que me le ponga un poco de salsa por arriba al arroz antes de cierre el plato y lo ponga en una funda.

-Joven, mire que si puede...
-Digame caballero.
-Que si le puede poner un poquito de salsa de carne al arroz.
-Senor, pero debio decirselo a la que lo atendio.
Me reclama la cajera.
-Senorita, es que...
-Esperese, Awildaaaa!!! Awildaaaa!!! Ven tirale grasa a este arroz, juye que tengo la fila llena de gente.

Y esa joven, esa desgraciada, grito a toda voz mi desgracia en medio de los treinta y tres metros cuadrados de ese local sin aire acondicionado, con abanicos KDK con las aspas llena de polvo y grasa. Tenian que ver las caras de las gentes. El hipopotamo que pidio comida para toda una nacion me miraba con pena haciendo equilibrio con su bandeja. Una senora intento sacar dinero de su bolso para darme. Papi, que le pasa al senor que ta en la fila, dijo una ninita que acababa de entrar al local. Sentia que todo el mundo se referia a mi como un pordiosero, un vagabundo, un infeliz licenciado en publicidad, aratrao, con una onda hippie pasada de moda, mierda!!!!.

-Mira tu, ahi tan, treinta pesos por ese misero plato de arroz, no me le ponga na. Le dije a la cajera.
Please god kill that motherfucker o a esa hija de la granputa en su defecto, fue lo unico que pense.

16 comments:

dirat said...

la miseria no tiene buena cara.

lizzie González said...

esta historia...de cuento tiene muy poco

Alex said...

Hay un refrán que dice...no hay oya que dure 100 años ni cuerpo que la resista. ohh wait...no eh' asi' que dice?

Dude, you are the fucking best. Good old school material.

Alex G. said...

Hey... no hay nada de malo en decir: "salséame ese arroz, please"!

La Claudis said...

Si compraras la comida y la cocinaras en tu casa en vez de comer en comedores publicos te rendiría mas el dinero. Aprende a cocinar!

OsitaJenni said...

Jajajajaj que risa!!
Pobre de ti Fonsito! :). Seguro que un revoltillo de huevos te pudo haber caido mejor que ese plato de arroz blanco :P.
jajajaja que risa con lo de la salsita jajajaaja.

alyohara said...

ehh ke dificil...

lonely said...

Cuando mas uno quiere esconder su miseria viene un hdsmm que lo delata...

Y en el perfil tenias algo asi como "ojala tenga algo que decir siempre, aunque sea un disparate"

Cherrycola said...

Yo se q hay mucha gente q esta pasando por eso, peor aun, hay muchos q nisiquiera tienen 30 pesos.......

barriopixel said...

bueno hermano... que decir..

a veces la realidad da duro

Anonymous said...

Me gusto ese.
Hay gente que para nada es discreta, a esa babosa hay que ensenarle modales, lo peor es que cuando uno quiere ocultar algo siempre sucede lo opuesto, es como que los demas pueden sentir que algo no anda bien.

LoLa Vasquez said...

No hay nada de vergüenza en pedir k te mojen el arroz!!..total, son tus malditos 30 pesos. Ser pobre duele, pero no debe de avergonzar, mas vergüenza les debe de dar los que tienen dinero mal habido, no?

Me gustó este..muy real!
Saludos, Fonz

Medea said...

Definitivamente me encanto!!! aunque comprando un platano verde y lo sancochas con los huevos sale mas barato y alimenta mas jejejejejejejeejje

Recuerdo de niña que mi abuela siempre decia: la carne e pa lo grande..
Asi que cuando vi que ella me sirvio un pedazo de carne me senti como si me hubiesen comprado un carro ejejejejejjejeejejeje

Dulciblue said...

Sabes entiendo perfectamente el sentimiento que expresas en este post y me alegra encontrarte en estos caminos bloggueros.

Algo parecido pero no igual que me sucedio...

El sabado una amiga fue a visitarnos a un primo y a mi. Lo primero que el me dice es que el no tiene dinero para atender visitas. Me dije por dentro: ya vere que hago. Habia pensado en algunas paletas de fresa natural. Pues pasaron las horas y mi primo con su gran bocota dice: tengo hambre, y que vas a brindar Esther?

Le respondo, voy a la heladeria...

Nooo Me dice El, vamos a llamar..
Que no.. (ya era tarde, hablaba con el cajero)

Entonces que es lo que vas a pedir? Varias paletas le digo... Que??? me responde el, (el no sabe el nivel de quiebra en el que estoy)

El caso es que hizo un swow con su bocota y decidi irme de la habitacion. Luego me pidio excusas.

Realmente no es facil la situacion.

Besitos

Pd: Disculpa si no entendiste bien.. :(

Edwin R said...

escribí dos o tres veces este comentario...

solo te quería dejar dicho que el día que tu no tengas para comer me avisa con tiempo (como la semana anterior). así tendremos los dos algo de comer.

aunque sea un plátano de 10 peso, un poco de agua, y una cebolla.

Eva said...

Creo que todos hemos pasado por eso en distintas formas, teniendo o no dinero, pues pasa que hay veces que se te queda en la casa el monedero, y no siempre hay un buen amigo serca para decirle: te lo doy mañana.