Wednesday, April 09, 2008

cuento para dormir

Yubelkis y Yosairis, dos hermanitas tristes viven en una casita forrada de miseria, de esperanza gastada que deja pasar la luz de la luna llena y las goteras de los aguaceros que inundan la cañada de neveras inservibles y una vaca partida en dos. Yubelkis y Yosairis tienen los pies sucios siempre, pues en su casa no hay ningún elemento en concreto, algunas veces se asoma una lombriz, pero esta al darse cuenta donde ha llegado, se esconde rapidamente para evitar ser alimento de alguna de las dos hermanas que tienen meses que no ven un pedazo de carne.

Medio letrero de Ferreteria Papaterra sirve de puerta, entras a lo que puedes llamar casa y ves la sala-cocina-comedor y una cortina hecha con sacos de arroz esconde la cama donde duermen Yubelkis, Yosairis y una señora que sale a las seis de la mañana y llega a las diez de la noche, ellas le dicen mami, ella les dice mis hijas. Van a la escuela, comparten el mismo cuaderno, el mismo lapiz, el mismo deseo de salir de ese cuartucho, de caminar casi descalzas entre lodo, entre piedras, entre callejones que hieden a orines, entre la mirada de los tigueres que les vocean: Miren a ese par de cueros, ta bueno ponerlas a tortillar. Su poca edad no les permite entender, la señora, que ellas llaman madre y que vive con ellas desde que tienen memoria, no sabe como explicarles a que se refieren con ese término.

Pasa el tiempo y Yubelkis y Yosairis ya no juegan con muñecas. Quieren salir de ese callejón, de esa pocilga, los piecitos se salen de la camita que aun comparten con la que, ya convencidas, llaman mamá. Ahora son dos hermanas que les responden tu mai a los tigueres cuando estos desde el colmado les vocean: Miren las tortilleras, que grandecitas estan!!!. Y es así, han aprendido durante todos esos años a cuidarse mutuamente, han estudiado, han caminado cientos de veces ese camino de caliche que brilla en las noches, han sentido el olor a tierra cuando llueve y han aprendido que el televisor a color es un lujo y que si se piensa en salmón, las sardinas se convierten en delicia.

Un día, Yubelkis y Yosairis, amanecieron huerfanas, la iglesia les ayudó a enterrar a su madre, o la señora que dormia con ellas, total, ellas la lloraron igual. Ahora las pobres niñas estan solas, las acaban de desalojar, el progreso colocará en medio de la sala-cocina-comedor un pilote del monorriel pagado a sobreprecio con los impuestos de toda una nación que ha votado por un presidente que se acuerde de Yubelkis y Yosairis no solo en tiempos de campaña, que se acuerde de ellas y traten de evitar que terminen desnuditas haciendo tortilla en un show frente a cientos de turistas degenerados que han pagado 25 dolares por ver a Las hermanas Explosivas. Hay transporte disponibles desde y hacia los hoteles, bebidas nacionales incluida.

15 comments:

Guido said...

"algunas veces se asoma una lombriz, pero esta al darse cuenta donde ha llegado, se esconde rapidamente para evitar ser alimento de alguna de las dos hermanas que tienen meses que no ven un pedazo de carne"

y

"Ahora son dos hermanas que les responden tu mai a los tigueres cuando estos desde el colmado les vocean"

Detalles como esas dos frases que de verdad transportan al lector son lo que diferencian a un STORYTELLER de un tiguere que escribe vainitas en un blog.

Sigue explotando eso.

OsitaJenni said...

Triste y dura realidad.
Y, es cierto lo que dice Guido :).
Y yo agrego, que deberias escribir algo :). Te salen geniales las cosas que puedes hacer.

luima said...

te inspiro la pagina de la romana creo

alyohara said...

que dificil, pero es la cronica de la muerte anunciada de nuestra clase baja...

Maria Estilia said...

yo no podria dormir realmente despues de leer eso..

Ginnette said...

Lo primero que pensé al empezar: Diache dos nombres de cueros!!, pero luego visualicé a la señora, que le dicen madre, y la imaginé con un montón de ropa por lavar por paga o en un negocio cocinando.
Es una historia tan triste, tan real y tan actual que la podriamos encontrar en cualquier lado.

Anonymous said...

y asi mismo E PA LANTE Q VAMOS! **sarcasmo**, con esos detalles se acuerda uno de que en vez de invertir en salud, trabajos y educacion, lo k estamos haciendo es jugando con el dinero de todas esas necesidads ara contruir un metro de 2 km, -_-

megamonchy said...

Como dices solo se acuerdan de esa gente en tiempos de campaña y hasta abrazos les dan.

Cherrycola said...

Ese cuento deberia tener una segunda parte.
Digo yooooo, de fre'ca opinando!!

luima said...

tu taba pa el interior ayer , te diste al duo dimnamico este?

carecola said...

Lo que para algunos es una historia, para otros es la historia de su vida.... muy fuerte... y muy bueno el enlace mental que haces con el "pilote del monorriel pagado a sobreprecio con los impuestos de toda una nación" no hay mas nada que decir.

*-. aliCe .-* said...

yo estoy de acuerdo, espero part 2

princesadormida said...

una historia muy muy triste pero que vivimos a diario.

Eres todo un storyteller, estoy atada a tus escritos, éxitos.

Medea said...

beunas historia.. una mirada a la "clase baja" que ya es solo pauperrima..

Quien dijo q la sociedad no mira? solo crea circulos de miseria..
Hey hay qeu buscarsela como se pueda

La familia y la madre.. lo q mas me gusto!!! el intento

Karolyn said...

y pensar que cuando mi esposo y yo ponderamos una vez la adopcion nos encontramos con un pais que carece de un sistema de adopcion o proteccion al menor que funcione...pero bueno que sigan usando mis impuestos en lo que le de la gana...al final nada cambia.