Tuesday, February 13, 2007

get old, get worse

Envejecer trae consigo un reguero de charlatanerias, desde andar con muchachitas de poca edad hasta colocarse implantes de pelo pues no somos los suficientementes valientes para aceptar la realidad que conlleva el paso de los años. Pero lo peor que puede pasar es sufrir de alguna enfermedad, todo se complica, los medicamentos, los tratamientos, los estudios, los doctores.
Llevé a mi apartamento de soltero mi nueva adquisición, una jovencita de 19 años que se tragó el cuento de que me casaria con ella, este buitre, este tigueraso con dos divorcios arriba, demasiado dinero me costó aprender que la mujer es un pájaro malo, una máquina voraz capaz de dejar vacios los bolsillos a cualquiera en la primera oportunidad, pero ese no es el caso, ni lo que les quiero contar. Siguiendo con la muchachita, muy bella por cierto, despues de terminar lo que una viagra empezó, fui al baño. Me senté en el inodoro a defecar, cuando terminé vi en el papel mucha sangre, coño!!! que susto, a primera hora del día siguiente estaba en el médico.
-Doctor, y por que uno revisa el papel cuando se limpia?
-Es un instinto natural del hombre, es evaluarse uno mismo.
-Coño, yo me di un susto del carajo, habia mucha sangre en el papel.
-Vamos a hacerte unos analisis y algunos estudios.
Si mi edad fuera 19, con una pomada se hubiese resuelto, pero a mis 48, el médico me mandó a hacer dos estudios, endoscopia incluida. Muy desagradable tener un tubo en la boca, mientras el médico recibe una llamada de algún colega que lo invita a jugar golf, pero lo peor de todo es que despues de 16 minutos de nauseas infinitas, el buen pendejo te diga que necesita hacerte una colonoscopia, en español, meterte otro tubo por el mismo culo.
Y ese es el problema, un señor mayor como yo, calvo, bajito, gordo y orejú, presentarse delante de un médico en batas, a mitad de muslo por cierto, sin nada debajo de ese disminuta tela. Como es posible que ponerme viejo signifique acostarse de lado mientras un medico con guantes de hule te pone el dedo en el mismo ano. Por mas lubricante que te coloquen, uno aprieta el culito porque sabe lo que viene, que sensación mas desagradable es mirarle la cara al doctor y escuchar que le digan con ternura: "relajate, estas muy tenso". Yo prefiero ir directo a la farmacia y con la frente en alto consultarle al farmaceutico sobre algún remedio para la hemorroides, total, despues que el doctor te saque ese tubo del culo, te va a recetar alguna pomadita.

8 comments:

Will said...

que gran verdad!...una vez fui al urologo, por una molestia en un testiculo, y el tipo ya me estaba hablando de examen de la prostata...barbaro!..esperaras 10 años por mi???...esos dedos, nos los quiero, se veian grandes...

lagitti said...

los hombres sí son ñoños

Erminio said...

Bueno... Me sirvió de consejo, solo pomaditas por ahora.

Max said...

Barbaro, introducirte un tubo por el ano? y todo para que tu aparato reproductor funcione? dream on!!!

ivan jaquez said...

Cuando yo vaya a nesecitar uno de esos examenes, espero que la ciencia haya avanzado lo suficiente como para hacerlo con una radiografía, sonografía o cualquier cosa de esas...y así no ser uno más de la generación de "los violados" jejejeje...

muy bueno Alfonso!

Joan Guerrero said...

Lo que hay que hacer en este mundo para que uno se cure.. y siquiera una pomadita puede hacerlo.

BB said...

es duro.... pero igual los hombres son más debiles en ese sentido... estoy con gitti...

un abrazo !

Anonymous said...

a nosotras nos meten cosas mas grandes y no nos quejamos...

grow up.

Keyla