Thursday, October 04, 2007

113

En la rutina de lectura de las mañana, llegué a la página 113 de la novela Travesuras de la Niña Mala de Vargas Llosa. No fue de una sentada, hoy llegué a la página 113. Cuando me paré del inodoro tenia la pierna derecha adormecida por haber apoyado por mas de quince minutos el codo de mi brazo derecho con el cual sostengo el libro. Sentí dolor, una sensación incómoda mientras trataba de que la sangre circulara con normalidad por mi pierna. Traté de apoyar con fuerza el pie pero conseguí nada con esto, cuando traté de flexionar la pierna sentí como la sangre fluia desde la parte superior del muslo pasando por la pantorilla o pantocanilla, llegando hasta los dedos de los pies.

Cuando todo volvió a la normalidad me di cuenta que todavia tenia en mi mano aquel libro, llegué hasta la mesita de noche y coloque la novela encima del libro de cuentos de Juan Bosch que leeré cuando termine este. Volví al baño, abrí la ducha, el agua estaba fria, como los rios de Jarabacoa. Salí del baño y pensé que cuando vuelva a leer por la mañana usaré el brazo izquierdo, así apoyaré el codo en la pierna izquierda.

7 comments:

Mårmålådε said...

O puede ser que no te sientes en el inodoro tanto tiempo.. Terminas lo qu haras y te paras de ahi y vas a leer a otro sitio mas comodo..!!

Maria Estilia said...

Eso mismo iba yo a decir :P.

Pero cuando termines de leer dime k lo k a ver si lo leo :P

Solo Yo said...

es entretenido...me gusto mucho el libro. Hay capitulos que disfrutaras...ya veras cuando conosca al japones.

Cheluca said...

Yo creo que es una buena medida que equipares los brazos con las piernas... pero de verdad... apoyo la moción de marmalade... vete a un sito más cómodo a menos que tú te demores 15 minutos en el number two...

Will said...

cagon!

Tmac said...

Entonces cogeras la misma lucha con la otra pierna.

OsitaJenni said...

Me ha pasado ese tipo de cosas leyendo libros...