Wednesday, September 12, 2007

Gräfenberg

Clemencio es un hombre de sesenta y cuatro años de edad con un espíritu de treinta y cinco, viudo y se tiñe las cana. Hace mucho que no trabaja, se auto-jubiló hace mucho tiempo, vive de los negocios que dejó en manos de sus hijos. Ha convertido su cuerpo amorfo en un templo, de vivir comiendo puerco asado a llevar dietas south beach y la Atkins cuyo creador murió en un hospital hinchado de la glucosa que contenia el suero que le era administrado, dicen que ingresó por una herida en la cabeza que se le hizo al caerse, quizas de un mareo por comer poco. Clemencio monta bicicleta en el mirador sur, el vino que bebe es reserva y usa aceita de oliva extra virgen.

Tiene una novia de 20 que compró por un paquete económico como los que firman los paises con el FMI consistente en: La cuota de la universidad, cuatro mil pesos de gasolina al mes, un Daihatsu Sirion prestado hasta que tengan amores, el alquiler del apartamento donde vive con luz, agua, teléfono y telecable, del celular ni hablar, le cubre seis mil pesos. Un detective le lleva un reporte de todo lo que hace pues es cuesta arriba soltar esa cantidad de dinero para que otro venga y disfrute de una vagina depilada suavizada con cremas de Victoria's Secret, sobre todo una con fragancia a coco con limón.

Barato se encuentra Clemencio lo que paga por tener una novia que sale de su universidad, llega a su casa, se baña, se perfuma, lo espera en shorts y blusa corta. Dice Clemencio que cuando ella se baja los pantaloncitos que se pone, siente que se le aprieta el pecho y que la nariz se le tapa, debe respirar calmadamente por la boca para evitar morir por falta de oxígeno en el cerebro. Cuando chupa los pechos de su objeto de deseo, lo hace como si fuera un niño amamantando, buscando que de esos pezones rosados y delicados salga alguna bebida energizante, una vez soñó que las tetas de Amanda, asi se llama la joven, destilaban Grey Goose.

La niña era bien cuidada y mantenida, los celos de Clemencio llegarona ser insoportables. La quitó del gimnasio para evitar que fuese manoseada por un instructor tosco. Que hará Clemencio cuando se entere lo que sucede en las consultas con el ginecologo, un joven apuesto con voz de locutor que la coloca en una camilla con las piernas abiertas, sin ropa interior, que le ve hasta las entrañas, que le toca el punto de Gräfenberg, mas conocido como el punto G.

13 comments:

sexydaisy said...

fulgencio es un viejo energumeno y gloton. me sorprende la calidad de lo que escribes, deberias dedicarte a esto.

Maria Estilia said...

Fulgencio nooo.. Clemencio :P

Este... dame la direccion de ese ginecologo por favorsito!

Dex said...

Yo se lo que hara, va a tomar un curso por correspondencia de ginecologia y le metera los dedos el mismo...
lol

Solo Yo said...

me gusto...
Clemencio: viejo verde
Amanda: busca talento

Joan Guerrero said...

Tanto dinero y al final, el ginecólogo hace de las suyas.

Will said...

por eso es que nadie muere MOTON

Cheluca said...

Osea... está claro que no importa el $... ella se va con el que a ella le guste...

Le presta un Sirión hasta que tengan amores, pero él le besuquea los pechos... y eso qué é? Ah!!! Intercambio cultural!!!

Emilia said...

Bueno a Cleme que mejor ni se entere de eso, pq si no le un sincope...

OsitaJenni said...

Pues asi es la vida...eso ocurre muchas veces..

Mery P. said...

Fonso como siempre, me encantan tus cosas, pero...
No habia otro nombre para la "busca talento"??!

luima said...

comienza a ahorrar para que lo imites

IsAk said...

la mitad de su fortuna invertido en una combinacion de viagra y la pela

cciriaco said...

Caballero, yo no sé ni que decirle, pero lo unico que me sale es: Lo admiro por su imaginación y me quito el sombrero ante usted y sus escritos, están buenisimos!!!, lo tengo agregado en mi Blogroll, porque entiendo que se lo merece.