Friday, February 20, 2009

Rebeldia?

Francisco Alberto Betances regresó en el vuelo cuyo número no es importante en esta historia, lo importante era quien estaba sentada a su lado, una joven de unos quince años, con ojos verdes, pelo largo, lacio, con un piercing en el labio inferior, en la lengua, tres en las orejas y uno en su ombligo, con ganas de un tatuaje con el nombre de su último novio en letras tipo burnstown dam. Pues bien, el mencionar que se escapó de la escuela tantas veces que perdió el año escolar o que tenía un amigo que le gustaba saltar del techo de un edificio al otro, que por cierto murió por unos cuantos centímetros en su último salto, terminan de dar el toque descriptivo faltante and yes sir, era su hija. Un hombre que salió de Baitoa hablando un mal español regresa un cuarto de siglo despues, regresa una esposa que sacó del callejón de Los Perez despues, regresa tres hijas despues, regresa un mal ingles hablado despues. Vuelve con la finalidad de desconectarla de tanto getting high before 5:00 p.m es que allá en Brooklyn no existe la pecozá, el chancletaso, la galleta tumba diente, solo existe una sicóloga con licencia para trabajar en New York que envió un memo recomendando entregar a la niña a la corte y volverla a ver cuando cumpla 21, claro si sobrevive al intento de suicidio en su habitación asignada del centro para jovenes.

Empecemos ocho años atras. Un señor que acababa de llegar a los Estados Unidos encontró apoyo en esta familia de tres bellas niñas. Sus visitas eran frecuentas y la confiaza recibida fue enorme, tanto que en algunas tardes libres se la pasaba cuidando la casa e intentado manosear a las niñas. La mas grande tenía pesadillas y cuando intentaron decirlo a mami, recibieron un boche por ver tantas peliculas feas. Así pasaron los años llenos de incidentes, de deseos de morir, de amores que fracasaban en el intento. Anoten un aborto en la lista y un show lésbico al novio de su amiga bisexual. Hojas y hojas llenas de letras odiosas y mucho vacio en el corazón, fuck que cerebro tan complicado. Me lo imagino como un mapa de Africa: Concentraciones nerviosas en algunos puntos, un gran vacio como el desierto, una jungla de vivencias y los nervios maltratados como la carretera de Berón (o Verón)-La Otra Banda o como la que une Tazmania con Zimbawe, inexistente. Si para un adulto, "maduro" con "experiencia en temas de la vida", con "estabilidad" mental, el amor es un laberinto, que sería para esta niña? Pues bien, desgracia tras desgracia y pa' dentro marihuana y i don't wanna see you anymore asshole, stupid peace of shit!!!!! Una y otra vez, alcohol, caminar cuadras y cuadras por el Brooklyn, la playa esa mas fea y fria que el diablo, las mil marcas en el brazo para soltar el dolor, WTF?

Suena el teléfono. Despues de varios cuanto tiempo sin saber de uté, vamos al grano:
-Comadre, necesito ayuda. La niña no ta bien, ya perdió el año escolar, me la va a quitar la corte.
-Que quiere que haga?
-La tengo que sacar de aquí. Pero no la voy a llevar donde su padrino allá en Santiago, yo se que uté e madrina de la grande, pero ayudeme.
-Mandemela.

Y escondieron los cuchillos y los envases de cloro, quitaron el internet para que no le mande mensajito a la amiga esa que la llevaba para los clubes con un fake ID a tragar pastillas del amor, le compraron una cama chiquita, hasta a la iglesia la llevaron.

Suena el teléfono. Despues de comadre como está usted, vamos al grano:
-Como se porta.
-Bien, se la pasa en la cama, mi hijo me dice que se va a morir del aburrimiento si no hace nada.
-Que decida que es lo que quiere hacer.
-Ya le he buscado mas de cuchumil cosas, obligado la voy a mandar a la clases de italiano.
-Se va mucho la luz?
-Aquí no se va por suerte.

Las conversaciones se hacen maratónicas, esas tarjetas de dos dolares rinden muchisimo. Anoche la llamó el novio ese, o el que era su novio que se yo. Llegando a mi casa como a las cuatro de la mañana despues de una parranda del carajo, vi desde el parqueo la luz encendida en la sala, juye prende el carro me gritó mi madre. Bajaron con la rebelde, así le digo yo, mi hermana y papi agarrandola, mami atras con los ojos rojisimos llenos de lagrimas. Tenia una toalla blanca llena de sangre en el brazo. Muchacha que hiciste, por que, por que!!!! fue la pela desde casa hasta el Centro Médico Dominicano. Quince puntos, cuchumil cc de anestesia, setecientos bollitos de algodón y yo con un maldito sueño.

2 comments:

Tulio José Mateo said...

Hay veces que las cosas suceden por una razón... y por eso no pudiste caer en sueño.
Diablo loco... qué historia... setecientos bollitos de algodón...
Es como si apareciera Falco el perro longaniza gigante y volador de la Never-endind Story...
Entre una cosa y otra, qué tal el día siguiente con la comadre de las llamadas de tarjetas de dos dólares?

GS said...

Si, eso es verdad, pero nunca me habia encontrado con uno.